Alberto Fernández dijo que confía en mejorar la relación con Estados Unidos a través de Joe Biden y cuestionó a Donald Trump

17 Noviembre, 2020

Política exterior

Por primera vez habló de sus expectativas para América Latina con el presidente electo. “Vamos a tener un mejor vínculo con Estados Unidos, básicamente porque es difícil tener un peor vínculo”, sostuvo.

Por primera vez, el presidente Alberto Fernández habló de sus expectativas para mejorar la relación con Estados Unidos tras la victoria de Joe Biden en las elecciones de ese país del 3 de noviembre, al tiempo que criticó abiertamente la política de Donald Trump hacia América Latina.

El mandatario argentino afirmó que su par electo en EE.UU. “tiene una gran oportunidad de generar otro vínculo y reencontrarse con América Latina” y que su política al respecto “va a ser mejor que la de Trump”.

Se expresó en estos términos durante una videoconferencia que mantuvo con el dirigente y excandidato presidencial de Chile, Marco Enríquez-Ominami.

Fernández dijo tener la “impresión” de que resulta “muy difícil que un gobierno (norte)americano pueda poner más en riesgo el vínculo con América Latina” que la administración saliente de Trump.

“Tengo optimismo de que con Biden podemos estar más tranquilos, confiados y tal vez podamos avanzar un poco más y lograr mejores resultados”, evaluó el mandatario.

Entre los puntos que generan expectativas con la mirada puesta en Latinoamérica, Fernández apostó por “desterrar la idea de la intervención militar en Venezuela“.

En ese sentido, el jefe de Estado abogó por “ayudar a Venezuela a encontrar un canal de diálogo para que toda Venezuela se reencuentre y los venezolanos resuelvan su futuro como corresponde y no inventando presidentes itinerantes que andan por el mundo, que es lo que ha pasado a instancias del gobierno norteamericano”, en referencia al titular de la Asamblea Nacional de ese país, Juan Guaidó.

“Más allá de la situación política, que en plena pandemia hayan sometido a todo un pueblo a un bloqueo, es realmente inhumano”, sentenció el mandatario.

“No tengo muy en claro cómo va a terminar siendo la política exterior de Biden para con América Latina, pero descarto que definitivamente va a ser mejor que la de Trump”, añadió Fernández, al definir la gestión del presidente saliente de Estados Unidos como “de intervención muy fuerte” en la región.

“Estos años que han pasado nos han tratado muy mal. La intervención que el gobierno de Trump hizo en la OEA, la forma en la que utilizó la OEA para anular las elecciones que había ganado legítimamente Evo Morales, la forma en la que intervino el BID con un hombre de su confianza, el mismo hombre que siendo director del FMI declaró públicamente que ellos habían decidido prestarle a la Argentina más de 50 mil millones de dólares para que no pierda las elecciones Macri”, puntualizó.

“Vamos a tener un mejor vínculo con Estados Unidos, básicamente porque es difícil tener un peor vínculo“, postuló Fernández e insistió con que Biden “tiene una gran oportunidad de generar otro vínculo con América Latina”.

Además, el presidente argentino opinó sobre las recientes crisis políticas y económicas en Bolivia, Perú y Chile y las semejanzas entre ellas.

“Hubo un proceso donde el continente se ´conservadurizó´, si se me permite el término, pero cuando la gente tuvo oportunidad e expresarse cambió sustancialmente. Cuando en la Argentina hubo opción de votar, la gente abandonó el conservadurismo. En Bolivia, cuando la gente pudo votar eligió a Evo, y tanto lo eligió que debieron hacer un golpe militar alabado por la OEA y poner a una figura como Áñez”, analizó Fernández.

“En Chile el resultado sobre la consulta constitucional da una pauta clara de un país que quiere dejar las lógicas heredadas de una Constitución que dejó Pinochet. En Perú hay una crisis de partido de hace muchos años, todos los últimos presidentes están procesados o en prisión, y el único que no lo está se suicidó”, continuó el mandatario, quien también remarcó que es posible que en Ecuador el partido de Rafael Correa vuelva al poder.

“Yo diría que hay una mirada diferente en el continente después de la experiencia conservadora, que tuvo un gran paraguas protector que fueron los Estados Unidos de Trump. Eso empezó a diluirse antes del resultado electoral de los EE.UU. y empezó a diluirse por la experiencia de cada uno de nosotros. Toda esa lógica ha entrado en crisis”, contestó Fernández.

Joe Biden, presidente electo de los Estados Unidos de América. /Foto REUTERS/Kevin Lamarque/
Joe Biden, presidente electo de los Estados Unidos de América. /Foto REUTERS/Kevin Lamarque/

Sobre las deudas que países latinoamericanos como Argentina o Ecuador tienen con el FMI, el presidente las calificó como “un problema muy severo” pensando a futuro.

“Las deudas nos representan un costo para nuestro desarrollo. Nosotros, en plena pandemia, llegamos a un acuerdo con los acreedores privados y ahora estamos viendo cómo poder organizarnos con el Fondo. Eso es determinante para ver cómo encaramos el país que queremos hacia adelante”, afirmó.

“América Latina sufre mucho porque es el continente más desigual que el mundo. Somos muy fáciles de dañar por la economía y por un virus”, añadió.

Al hablar sobre los problemas en común que sufren los países de la región, Alberto Fernández valoró el trabajo realizado en el Unasur.

“Yo tengo la impresión de que el Unasur funcionó. Era un lugar donde confluían países con distintas ideologías que intentaban encontrar soluciones comunes en un mundo que cada vez exige más la regionalización. Convivíamos con Piñera y con Uribe y no había ningún problema. Pero llegó el gobierno de Trump y el Unasur se convirtió en el Grupo de Lima, que básicamente se utilizó para chocar contra Venezuela”, dijo.

Por último, el presidente, a casi un año de su nombramiento, aseveró que “nunca imaginó” los problemas que debió enfrentar debido al brote de coronavirus durante los primeros meses de gestión.

“Yo no esperaba tener que enfrentar una pandemia. Y creo que en la historia seremos recordados como el gobierno de la pandemia, porque durante este tiempo debimos improvisar infinidad de cosas para darle soluciones  la gente. Desde el IFE, con el que intentamos alcanzar a nueve millones de argentinos, hasta aumentar la tarjeta Alimentar o la Asignación Universal por Hijos. Toda la ayuda social fue tan grande que terminó distorsionando totalmente el plan macroeconómico que habíamos pensado en materia fiscal”, reveló.

Fuente: Diario Clarín/Política Exterior

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *