¿Es realmente conveniente cargar Premium?

6 Agosto, 2018

Los combustibles se dispararon de forma alarmante. En Capital Federal el litro de nafta Premium ya cuesta $35,37, en tanto el litro de Super $29,37. Esta diferencia nos obliga a realizarnos algunos cuestionamientos que aquí intentaremos responder.

La pregunta siempre existió, pero con aumentos tan notorios y con una economía tan inestable, la tentación de reducir gastos aparece. La nafta Super aumento un 4,4% y la nafta Premium (Infinia) 5,48%. La diferencia entre cargar una o la otra se hace más notoria que nunca, ya que hay un 20,43% a favor de la Super actualmente. 

Lo cierto es que hay mecánicas que pueden utilizar naftas de poco octanaje y hay otras en las que no es lo ideal. Esto se debe fundamentalmente a la relación de compresión que tiene cada motor. A mayor relación de compresión, mayor tendrá que ser la capacidad antidetonante de la nafta y por consecuente mayor su número de octanos. 

Si no se respetan las especificaciones del fabricante (si se usa una nafta con menor octanaje del recomendado), lo más posible es que se produzcan detonaciones en los cilindros, fenómeno conocido comúnmente como pistoneo. Esto es, en términos llanos y sin adentrarnos en detalles, la inflamación de la mezcla dentro del cilindro de forma violenta y no ideal. 

Se sabe que las consecuencias del pistoneo a largo plazo no son buenas, pero tampoco sabemos cuánto tiempo piensa conservar la unidad el propietario de la misma. 

Esto descontando el hecho de que las naftas Premium tienen una mayor cantidad de aditivos detergentes, que ayudan a mantener la limpieza interna del motor y como consecuencia aumentan la vida útil del mismo. 

Si hablamos del gasoil podemos ser más determinantes. En el caso de vehículos Diésel de última generación, con inyección directa, turbo de geometría variable y manejo de altas presiones, es necesario utilizar gasoil premium, por su bajo contenido de azufre. 

Si utilizáramos gasoil común, el cual tiene 500 partes por millón de azufre, en un turbodiésel moderno, afectaríamos gravemente la vida útil del motor, ya que se obstruirían los inyectores y el remplazo de los mismos no es nada barato. 

En tanto si tenemos un motor Diésel de antigua generación, necesitaremos colocarle gasoil común y no premium. Ya que esa cantidad extra de azufre, ayuda a lubricar los viejos sistemas de bomba inyectora que se utilizaban antes. Quedando estos usuarios paradójicamente, obligados a comprar siempre el gasoil más barato. 

De esta forma y con el panorama actual, los que quedan con posibilidades de elegir terminan siendo solo los usuarios de vehículos nafteros. 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *