Por qué es tan difícil rescatar a los chicos atrapados en una cueva en Tailandia

5 Julio, 2018

La embajadora argentina en Tailandia, María Alicia Cuzzoni de Sonschein, explicó los detalles del arduo operativo de rescate de los 12 chicos y su entrenador de fútbol.

La expectativa mundial por los 12 niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva de Tailandia persiste. Si bien todos gozan de buena salud y están acompañados por un grupo de militares que dieron con ellos hace dos días -después de nueve de buscarlos- encontrar una salida aún no es fácil.

 

“Aparentemente están bien de salud, son todos jóvenes y fuertes”, dijo la embajadora argentina en Tailandia, María Alicia Cuzzoni de Sonschein, a TN.

Los militares, entre los que hay buceadores y médicos, les llevaron geles energéticos, leche, complejos vitamínicos y tabletas con proteínas para que recuperen fuerzas y en cantidades para que duren hasta cuatro meses.

El grupo entró a la cueva el 23 de junio, como parte de un paseo turístico, pero la cueva comenzó a inundarse antes de lo esperado -siempre sucede a partir de julio, cuando comienza la temporada de lluvias y monzones- y los chicos quedaron atrapados.

“El equipo de rescate que los encontró forma parte de las fuerza de seguridad tailandesas y están entrenados para este tipo de emergencias. Ellos hicieron este camino, que deberán hacer los chicos para salir, de aproximadamente 7 kilómetros todo por agua”, contó la embajadora.

Los chicos se encuentran refugiados en una zona más alta de la caverna, conocida como Playa de Pattaya.

Volver nadando, sin embargo, no es una opción. “Los niños deberían aprender a nadar y a bucear, lo cual es una cosa muy complicada por la respiración”, dijo la embajadora. Siete kilómetros separan al lugar donde están de la salida de la cueva.

En algún momento se barajó también cavar una nueva entrada, pero es imposible hacerlo dado la gran cantidad de rocas que hay. “Es un trabajo muy riesgoso y muy comprometido”.

Por el momento, la alterativa por la que se decantaron fue drenar el agua lo más rápido posible antes de que comience a llover de nuevo. “El agua baja un centímetro por hora, lo que no está mal dado el tamaño de la gruta”, explicó el gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, que dirige la célula de rescate.

En un comunicado anterior, los rescatistas habían anunciado que los chicos podrían estar meses adentro de la cueva antes de ser rescatados.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *