ATENCIÓN: Los medicamentos vencidos se desechan en las farmacias

19 Febrero, 2018

 

De acuerdo a un convenio firmado entre el municipio, a través de la Dirección de Medio Ambiente, con el Colegio de Farmacéuticos local, a partir de ahora el desecho responsable de los medicamentos vencidos que ya no se usen será responsabilidad de todos.

El nuevo sistema acordado indica que los vecinos, consumidores de medicamentos en desuso, vencidos o aquellos componentes que contienen medicamentos, lleven dichos medicamentos hacia una farmacia para que sea el propio farmacéutico quien se encargue de desecharlos en un recipiente adecuado, que luego será recolectado por un transporte autorizado por la OPDS (Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable), y que lo lleve a su lugar de su disposición final.

Cabe aclarar que se podrán acercar jeringas y agujas con su correspondiente capuchón, además de medicamentos vencidos o en desuso en todas las farmacias del Distrito.

Los medicamentos vencidos o productos farmacéuticos que hayan caducado,  corresponden a un grupo de residuos que se generan pasada su fecha de vencimiento,  así como también a la pérdida de sus propiedades por situaciones particulares, como por ejemplo el almacenamiento inapropiado, o porque no pueden reutilizarse (situaciones donde se inicia un tratamiento y no se termina de usar el medicamento). Si los medicamentos vencidos contienen una o más sustancias tóxicas o de especial cuidado, deberán ser considerados residuos patogénicos y gestionados como tales.

Los remedios vencidos muchas veces van a parar a la basura convencional, es por ello que con esta campaña,  se busca la colaboración y concientización de todos los vecinos del distrito para darle el destino apropiado,  seguro y saludable.

En cuanto a los riesgos para la salud y el medio ambiente, si los medicamentos vencidos o en desuso domiciliarios,  no se manipulan correctamente, no se almacenan en lugares apropiados y no se eliminan usando métodos ambientalmente adecuados, se desatan distintos factores de riesgo como:  causas de contaminación del agua potable,  perjuicios de la vida acuática, mata microorganismos claves para el ecosistema,  provoca cambios en los seres vivos, libera contaminantes a la atmósfera cuando son quemados en forma inapropiada, pasa a la cadena de distribución informal y puede ingresar nuevamente al mercado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *