La grieta por Julio Zaballa

12 Julio, 2016

Se me ocurre iniciar esta nueva nota con el significado de GRIETA, tan utilizada por quienes quieren justificar las diferencias que tenemos los argentinos con respecto a que Argentina queremos. El diccionario dice : Abertura alargada y con muy poca separación entre sus bordes que se hace en la tierra o en un cuerpo sólido, generalmente de manera natural.

He militado socialmente desde los 18 años y opinado públicamente hasta el presente, siempre ubicado de un lado de la calle, ancha por los conceptos que la separan y no de  poca separación como la grieta. En una vereda clara y concreta, compartida o no con tal o cual Suarense. Pretende ser honesta. Previsible. Sin doble discurso  Nunca sobre un borde de la grieta de la que se habla. Un borde en la que unos caen en la grieta y otros se sostienen con grandes recursos.

Considero que no es lo mismo grieta que calle, como diferencia para determinar qué camino se elige en la vida en cuanto a que opción tomamos en cuanto a asumir el compromiso o defensa de las injusticias que se cometen por parte de los poderosos en desmedro de los argentinos menos beneficiados con el derrame del que se habla tan ligeramente cuando se trata de determinar el momento en que los mas humildes tendrán derecho a ser iguales en cuanto a los beneficios que tienen derecho a recibir, sin desmedro ninguno. .

No fue una grieta la que separó a los argentinos en 1916 – 1930 gobierno de la UCR de Don Hipólito Yrigoyen. Tampoco lo fue del 1946 a 1955 durante el gobierno Justicialista de Juan Domingo Perón y Evita. Ni lo fue la de 1962 o 1966. Muchísimo menos la de 1976 al 1983.

Mientras exista un conciudadano, un hermano en Cristo o de cualquier creencia o nacionalidad, que no tenga acceso al bienestar que permite la riqueza generada por nuestro trabajo, para todos los Argentinos,  será en la de estos últimos Suarenses, la vereda en la que se ubicarán muchos Suarenses, entre los que me incluyo. La calle que nos separa tiene la distancia entre los que tienen acceso a la vivienda y los que no. Los que tienen posibilidades de estudiar y hacer estudiar a sus hijos en igualdad de condiciones. La distancia entre los que acceden libremente al bienestar y los que no. Los que tienen fácilmente acceso a un trabajo digno, con un salario con poder adquisitivo, que se corresponda con su esfuerzo y aporte a la riqueza que genera. Esto no es una simple grieta, en una calle cuya distancia entre vereda y vereda, es proporcional a la desigualdad, a insuficiencia de solidaridad y justicia que tenga una comunidad.

Entre una vereda y la otra, la opción esg clara.  No hay como equivocarse.

12-07-2016                                                   JULIO ZABALLA (DNI 5.492.952)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *