Rayo destrozó un dedo del Cristo Redentor en Río de Janerio

17 Enero, 2014

Rayo

 

Un dedo de la mano derecha de la estatua del Cristo Redentor, una de las más famosas imágenes de Río de Janeiro, se quebró a raíz de la tormenta eléctrica que afectó a todo el estado en la noche del jueves, según ha confirmado el rector del santuario, el padre Omar.

En declaraciones a la radio Globo, el sacerdote dijo que la mano derecha de la estatua ya estaba dañada a raíz de la alta incidencia de rayos que tiene el lugar. Esta nueva tormenta, durante la cual, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por sus siglas en portugués), cayeron más de 40.000 rayos, también dañó una placa informativa hecha de mármol.

“Dicen que los rayos no caen en un mismo lugar dos veces. Pero en el Cristo cae”, bromeó el sacerdote. Agregó que siempre se toman precauciones “para que la imagen esté protegida”. “La estatua tiene pararrayos, pero el impacto fue muy fuerte”.

En ese sentido, el especialista de INPE Omar Pinto dijo que sobre la figura caen entre tres y cinco rayos por año.

“El pararrayos protege y evita tragedias, pero no protege al 100% de los casos, como sucede en el Cristo y en otros edificios y casas”, explicó el técnico.

“Dicen que los rayos no caen en un mismo lugar dos veces. Pero en el Cristo cayó”
Por su parte, el religioso informó que la estatua pasará por una reforma a partir de febrero, durante la cual se concertarán los daños.

Aclaró que la archidiócesis de Río y el Centro de Operaciones de la Alcaldía tienen un convenio mediante el cual los funcionarios que trabajan en el Cristo Redentor son alertados sobre posibles tormentas eléctricas para garantizar la seguridad de los millares de turistas que visitan el santuario.

“Ya pasé por la situación de estar en el Cristo en un momento de lluvia con muchos rayos, y asusta. Pero tenemos un plan para retirar a todos los visitantes de allí rápidamente”, aseguró.

Captó el momento en que un rayo mata a una mujer en Brasil:

Días atrás, otro rayo causó conmoción en Brasil. Rosangela Biavati, una turista de 36 años, murió tras ser alcanzada por un rayo en la tarde del lunes en la playa de Guaruja, San Pablo.

Antes del accidente fatal, la víctima había llegado al lugar con un grupo de amigos, quienes ignoraron las advertencias sobre una tormenta que se acercaba.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *