Informe médico de los niños hallados en cautiverio

9 Enero, 2014

En diálogo con TLVP, el Director del Hospital Gobernador Ugarte, Dr. Franco Llamas, habló sobre el estado de salud de los niños que estuvieron atados y encerrados dentro de un galpón, ubicado en la zona céntrica de Puan.

“Más allá de los golpes y los hematomas que presentan en sus cuerpos, sufren las causas de los, aparentemente, 10 días durante los que estuvieron atados, sumado a la poca alimentación y a una hidratación bastante pobre,” explicó.

En cuanto al estado de desnutrición, Llamas dijo que el más afectado es el niño de tres años.

“Se nota en él que la nutrición era bastante pobre y no desde ahora, sino de antes. El más grande es más fornido. Ahora les estamos haciendo todos los controles, sobre todo por los golpes porque presentan bastantes moretones,” relató.

Acerca del estado psicológico y conductual de los niños, Llamas señaló que se comunican acorde a su edad.

“Con el paso del tiempo vamos a ver qué consecuencias puede acarrearles la experiencia que vivieron.

En estos días vamos a ver cómo evoluciona el tema conductual y proceder a ver si tienen todas las vacunas. Mañana (por el jueves) tendremos el resultado de los análisis y las placas. Van a estar unos días en el hospital”, admitió.

En cuanto a la alimentación, el profesional explicó que, en el estado de cautiverio, los niños recibían alimento.

“La madre contaba que los desataba y les daba de comer cuando él (por el padre) no estaba. Cuando el hombre volvía los ataba nuevamente. Ella también es cómplice y los chicos habrían dormido atados o en el piso.

Se los nota (a los niños) ojerosos y el más chiquito está pálido”, consideró.

Llamas relató que, en su carrera profesional, situaciones de esta naturaleza le han tocado vivir, pero no acá en Puan.

“En la ciudad se ven casos, pero de esta magnitud creo que nunca he visto. Lo que pasó acá es decir que los chicos estaban literalmente atados a una silla, dormían en piso o en la misma silla. Teniendo en cuenta las altísimas temperaturas de los últimos días, el desenlace podría haber sido mucho peor.

Cuando le preguntamos a la madre si esta situación de maltrato existía desde siempre, ella comentó que el detonante fue en los últimos diez días. ‘No sé qué le agarró, los culpaba de haberle rayado el auto o romperle el paquete de cigarrillos’, nos decía la mamá en su relato”, expresó Llamas.

Son argumentos que no tienen sentido”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *